Envíos nacionales gratis en compras mayores a $1,000 📦 🇲🇽

Rompe el tabú y envuélvete en aceites

Seamos sinceros, la mayoría de los mortales no nacimos con una piel perfecta. Y para poder tener una piel bonita, debemos protegerla, repararla e hidratar. Sin embargo, existen unos ingredientes mágicos que te ayudan a proteger, reparar e hidratar, pero parece ser que todos prefieren evitarlos en su rostro: los aceites.

Los aceites son utilizados desde tiempos ancestrales para cuidar la piel, sin embargo, aunque generalmente son conocidos por hidratar la piel, muchos no conocemos los potenciales beneficios que tienen los aceites. Muchas personas piensan que utilizar aceites causará más producción de aceite en nuestro rostro. No obstante, se podría decir que utilizar aceites es una manera de “combatir fuego con fuego” ya que en vez de hacer que tu rostro luzca mas grasoso, este mantiene tu piel hidratada, por lo que no tiene la necesidad de producir más sebo. Por esta y muchas razones más es que nosotros estamos enamorados de ellos y sé que te podemos convencer para que también sean un must en tu rutina.

  • Jojoba love – Además de ser un excelente moisturizer, el aceite de jojoba es un antibacterial que ayuda a controlar el crecimiento de bacteria y hongos en la piel. También sirve como antioxidante y anti-inflamatorio ya que está cargadísimo de vitamina E. Si crees que esto no es suficiente, te platicamos que ayuda a cicatrizar heridas, calmar las quemaduras de sol, minimiza el aspecto de manchitas y arrugas y, consecuentemente, mejora tu apariencia. Lo mejor de todo es que es no comodogénico lo cual lo hace un aceite ideal para las personas que sufren o han sufrido de acné. ¿Qué más puedes pedir?

  • Coco bliss – Si quieres algo que hidrate de manera increíble y reduzca la inflamación de tu rostro, el aceite de coco es para ti. Además de que puedes usarlo para retirarte el maquillaje, puedes usar un poco debajo de tus ojos para hidratar y desinflamar esa piel tan sensible. Sin embargo, no recomendamos usarlo si eres una persona muy propensa al acné ya que puede tapar tus poros.

  • The acne whisperer – Posiblemente has escuchado hablar del aceite de tea tree por sus múltiples beneficios en el cuerpo y para tratar infecciones. Sin embargo, es mayormente reconocido por su eficiencia para matar bacteria y combatir el acné. Algunos estudios sugieren que 5% de aceite de tea tree es tan efectivo como una concentración de 5% de peróxido de benzoilo (un medicamento utilizado para tratar el acné). Un poco de este aceite en la zona afectada por el acné y, voila! Poco a poco verás como el enrojecimiento, hinchazón y cicatrices van desapareciendo.

  • Lovely olive – Seguramente puedes encontrar un poco de aceite de oliva en tu cocina y es que este es uno de los que más versátiles ya que no solamente sirve para preparar deliciosos aderezos, sino que también es de los aceites que más hidrata tu piel, cabello y labios resecos. Ya que cuenta con muchísimos antioxidantes, este aceite tiene efectos antienvejecimiento mientras hidrata y suaviza tu piel. También puedes utilizarlo para quitarte el maquillaje, así que anímate y roba un poco de aceite de tu cocina y llévalo a tu tocador.

 
    • Grape is great – Si tienes una piel naturalmente brillosa, el aceite de semilla de uva es para ti. Además de contar con antioxidantes, este aceite sirve para regular la producción de sebo en tu piel sin quitarle brillo. Además, este extracto ha mostrado que puede reducir los síntomas del melasma y las manchas en la piel.

    • L ́huile en Rose – Como te has dado cuenta, parece ser que aunque todos los aceites sirven para hidratar, cada uno tiene una fortaleza que lo distingue. En el caso del aceite de rosa mosqueta es un fuerte reparador y cicatrizante. Este nos ayuda a regenerar tejidos y desvanecer las cicatrices causadas por el acné, manchas y estrías.


      • Moroccan must – Aunque generalmente asociamos el aceite de argán con el cuidado del cabello, este potente aceite tiene muchísimos beneficios. Debido a sus antioxidantes, este aceite ayuda a mantener una piel joven y a proteger la piel de daños causados por el sol, evitando quemaduras e hiperpigmentación. Al igual que el aceite de semilla de uva ayuda a hidratar la piel, ayudando a controlar el sebo que la piel produce de manera natural. Asimismo, tiene propiedades antibacterianas que protege de infecciones dérmicas y sirve para tratar múltiples enfermedades en la piel (como la psoriasis, dermatitis y rosácea) debido a sus propiedades calmantes y anti-inflamatorias. Por si esto fuera poco, el aceite de argán también ayuda a prevenir y reducir estrías, así como a cicatrizar más rápido las heridas. ¡Lo tiene todo!